EEUU pierde en abril más de 20 millones de empleos privados por la crisis

De acuerdo al informe mensual de la empresa ADP, el sector de servicios es el más afectado en los Estados Unidos, con más de 16 millones de empleos menos.

Estados Unidos perdió en abril un total de 20.236.000 empleos en el sector privado por la crisis económica que causó en el país la pandemia de coronavirus, según reportó este miércoles en su informe mensual ADP, una de las grandes empresas estadounidenses de procesamiento de nóminas y gestión de recursos humanos.

La cifra es la más alta de las registradas por la compañía, desde que empezó a publicar estos reportes en 2002, y supera con creces la del peor mes documentado hasta ahora, febrero de 2009, cuando se perdieron 834.665 puestos de trabajo en pleno apogeo de la última crisis financiera.

Según el estudio publicado hoy, el sector de servicios es el más afectado, con la destrucción de 16.007.000 de empleos, mientras que los 4.229.000 puestos de trabajo restantes se perdieron en la producción de bienes y materias primas.

Estos datos son muestra del preocupante ritmo de destrucción que sufre el mercado laboral estadounidense desde el inicio de la crisis sanitaria y económica provocada por la Covid-19, que paralizó desde mediados de marzo al país, epicentro mundial del brote con más de 68.000 muertos.

Según el Departamento de Trabajo, sólo en la penúltima semana de abril más de 3,8 millones de personas pidieron las prestaciones del subsidio por desempleo.

Los datos oficiales elevan a cerca de 30 millones el total de solicitudes hechas desde el inicio de la crisis, reportó la agencia de noticias EFE.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) comunicó hoy más de 3,58 millones de casos del nuevo coronavirus en el mundo, mientras que las muertes ascienden a 247.503.

Según las estadísticas del organismo de Naciones Unidas, la cifra de nuevos contagios por jornada se mantiene estable en alrededor de 80.000 casos diarios de coronavirus, ya que las infecciones siguen en aumento en América, pese a la notable reducción registrada en Europa, el continente más golpeado por la pandemia.

Compartir