Vitamina D: Cómo obtenerla para evitar los efectos más traumáticos del coronavirus

Un equipo de investigadores Mendoza y Buenos Aires intentan determinar si la vitamina D es fundamental para evitar los efectos que llevan a terapia intensiva a los pacientes con coronavirus.

Los doctores Walter Manucha, de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Cuyo y el IMBECU CCT Mendoza, del CONICET; Carlos Tajer y Javier Mariani, del Hospital El Cruce de Florencio Varela, provincia de Buenos Aires; y Felipe Inserra y León Ferder, de la Universidad Maimónides de la Ciudad de Buenos Aires, lograron establecer en un estudio preliminar que la vitamina D ayudaría a los pacientes con coronavirus a evitar la terapia intensiva.

Creemos que si se le dan altas dosis de vitamina D durante un tiempo a la gente que está en un estadío intermedio de la enfermedad -no la que está muy grave-, hará que el paciente evolucione en forma positiva, que no se agrave y se reduzcan las chances de ir a una terapia intensiva y ocupar un respirador. Es muy factible que pueda evitar que los enfermos lleguen a un estado terminal, donde no es posible rescatarlo. Para nosotros, ese resultado sería fantástico. Como por ahora no tenemos una vacuna, debemos buscar elementos que sean accesibles y económicos. No nos metimos con algo muy sofisticado. Es algo que se conoce desde hace décadas, y además, es muy barato. Pero, por supuesto, no se trata de una vacuna ni de un tratamiento, es un coadyuvante”, afirmaron.

“El problema más grave que tienen los individuos que están infectados con SAR-Cov2, el virus que provoca la enfermedad del Covid-19, es la respuesta inflamatoria aguda que hace claudicar el aparato respiratorio y que requiere, en el peor de los casos, que sean asistidos mecánicamente para poder respirar. Para frenar esa tormenta inflamatoria, como le llaman, le daremos al paciente un arma que le permita generar una respuesta antiinflamatoria: la vitamina D en altas dosis en cápsulas blancas, por vía oral, en dosis no habituales como las implementadas para evitar problemas óseos. Yo, por ejemplo, preventivamente, tomo todos los días 2.000 unidades internacionales de vitamina D en gotas. Acá les daremos 300 mil unidades al principio, y luego 100 mil. La vamos a usar en nuestro protocolo durante un lapso breve de tiempo, y así, el sistema de inmunidad del paciente debería responder de una manera rápida al daño inflamatorio que se produce. La propuesta es contundente, pero hay que esperar los resultados para saber si la hipótesis es positiva. Nosotros planteamos esto con muchos argumentos científicos. Hay otros países que también lo han planteado. En Israel, por ejemplo, se recomienda que la población consuma vitamina D para aumentar las defensas. También, la sociedad de nutricionistas del Reino Unido lo está recomendando, detallaron a Infobae.

Compartir