Fracasa el proyecto de reforma policial oficialista en el Congreso

La reforma policial propuesta por el oficialismo republicano se derrumbó en el Senado, luego de que la oposición demócrata la rechazara en bloque.

La reforma policial propuesta por el oficialismo republicano se derrumbó este miércoles en el Senado de Estados Unidos, luego de que la oposición demócrata la rechazara en bloque por considerar que era una respuesta inadecuada a los pedidos de las masivas manifestaciones para terminar con el racismo y la brutalidad de las fuerzas de seguridad.

Los senadores demócratas no habilitaron la mayoría especial de 60 votos necesaria para poder comenzar un debate y con eso pusieron fin al proyecto de reforma presentado la semana pasada por Tim Scott, el único senador republicano negro.

“Estoy frustrado”, dijo Scott. “El problema es, ¿importamos?” preguntó, haciéndose eco de las palabras del movimiento Black Lives Matter, durante un apasionado discurso en el Senado que provocó el aplauso de sus colegas.

Hace unos días, Trump firmó un decreto, rodeado por policías, con propuestas propias, que él mismo reconocía no buscaba reemplazar una reforma discutida y aprobada en el Congreso. “Dijimos que no hoy”, sentenció el republicano luego de perder la votación.

El resultado fue de 55-45 porque dos demócratas -el senador de Alabama Doug Jones y el senador de West Virginia Joe Manchin- y el senador Angus King de Maine, un independiente que suele votar con la oposición, votaron con los republicanos para abrir el debate.

La llamada Ley de Justicia del Partido Republicano fue la iniciativa más importante presentada por senadores republicanos para modificar el accionar policial. Sin embargo, está lejos de los cambios que propuso la oposición demócrata en la cámara baja y prácticamente no tiene conexión con los reclamos que se escucharon en las calles en las últimas semanas.

Los republicanos proponían crear una base de datos nacional de casos de mal uso de la fuerza policial, restringiría los estrangulamientos policiales y establecería nuevos procedimientos y comisiones de capacitación para estudiar cómo la cuestión racial y los abusos de los policías se vinculan.

El presidente Donald Trump rechazó la reforma planteada por la oposición y apoyó el proyecto de su partido en el Senado, al que calificó como un “gran proyecto de ley”.

Trump advirtió hoy que las diferencias con los demócratas en el Congreso podrían significar que ningún proyecto de reforma policial se convierta en ley.

“Si no sucede nada con eso”, dijo Trump encogiéndose de hombros, “es una de esas cosas. Tenemos diferentes filosofías “.


Compartir