El Senador Blanco votó en contra la Reforma Judicial

El Parlamentario Nacional considero que esta reforma asi como esta, no se está reformando la parte de la Justicia Ordinaria, que trata los problemas más acuciantes de la gente”.

28 de Agosto: El Senador Nacional por Tierra del Fuego, Pablo Daniel Blanco, participó en la tarde de ayer de la sesión virtual del senado y manifestó que votó en contra de la Reforma Judicial que envió el Gobierno al Congreso, “porque de esta manera está votando a favor del respeto a las instituciones, y de un Poder Judicial verdaderamente independiente que solucione los problemas y las realidades de la gente”. 

Asimismo señalo “Es evidente que el poder judicial está en crisis y no cabe la menor duda de que una reforma nacida así, a las apuradas y sin acuerdos, solo logrará agravar la profunda falta de credibilidad que hoy tiene el poder judicial y está pensada para garantizar la impunidad”.

Para Blanco “quieren intervenir al Poder judicial al que alguna vez la actual Vicepresidenta de la Nación denominó “Partido Judicial” y cuya abreviatura bien podría asimilarse a la del PJ pues, al fin y al cabo, es el que maneja todas las designaciones de los jueces imponiendo su mayoría en este Senado desde 1983”.

“No se está reformando la parte de la Justicia Ordinaria que trata los problemas más acuciantes de la gente sino aquellos fueros ligados al poder cuyo rearmado solo persigue vientos favorables para causas incriminatorias plagadas de pruebas contundentes por delitos contra el Estado perpetrados por funcionarios que hoy están en el poder o son amigos del poder”, declaró el senador antes de que la sesión comience.

 “La novedosa cláusula Parrilli incorporada en el artículo 72 es también una inaceptable restricción a la libertad de prensa que hace invotable esta ley. El supuesto es tan criminalmente elemental como simple: si los periodistas no pueden tener fuentes judiciales, ni interesarse por causas judiciales, y por ende no pueden informar sobre delitos que se sustancian en los tribunales, los delitos no existen. Esta cláusula tampoco contribuye a la debida independencia de los jueces ya que los somete a la presión constante de verse obligados, al parecer, a denunciar cualquier informe o nota periodística que pudiere expresar disconformidad con el curso de las causas en trámite, a riesgo de ser considerado causal grave de mal desempeño de sus funciones”, explicó Blanco.

 El senador aseguró que “Ni el gobierno tiene en claro el impacto fiscal de esta Reforma, la Ministra Losardo informó ante los senadores unos 1939 millones de pesos, luego las estimaciones oficiales llegaron hasta los 3500 millones y ahora, desde Juntos por el Cambio, tenemos la certeza de que la misma insumirá 6052 millones de pesos solo en su etapa inicial y sin computar gastos de conectividad, salarios de empleados, alquileres y gastos de intendencia”.

“¿Es necesario comprometer al país en semejante gasto justo en este año donde el resultado de una cuarentena mal administrada y una pandemia gravísima dejarán el país prácticamente en ruinas y con los niveles récord alcanzando casi al 50%? ¿Es oportuna esta inversión no diseñada para que el común de la gente cuente con un servicio de Justicia más ágil, dinámico, eficiente y veloz? La respuesta clara es no: esta es una reforma a medida de la sed de venganza de unos pocos.afirmo y agrego “sobre un tipo de fuero que sólo se ocupa de los contrabandistas, los narcotraficantes, los secuestradores extorsivos, los tratantes de blancas y los políticos corruptos”, sentenció el senador poco antes de comenzar el debate.

“Quizás la verdadera intención, lo que en el fondo se está buscando, es que en lugar de que la absolución tan deseada llegue a través de la historia, venga más rápidamente desde Comodoro Py”, finalizó Blanco.

Compartir