Trump recluta “ejército de observadores” y crece el temor a unas elecciones tensas

El temor a posibles agresiones en los centros de votación ya impregna los espacios de poder estadounidenses. El subdirector del Programa de Democracia del Brennan Center advirtió que esta medida puede llevar “a intimidar a votantes”.

17 de Octubre-2020: El presidente de Estados Unidos y candidato a la reelección, Donald Trump, primero denunció preventivamente un fraude electoral, luego prometió enviar “sheriffs y fuerzas de seguridad” a los centros de votación y, ahora, su campaña recluta y entrena a 50.000 voluntarios para formar un “ejército de observadores” que “pelee” junto al mandatario en los comicios del 3 de noviembre.

La retórica belicista, las versiones de que algunos de los observadores voluntarios son miembros retirados de las fuerzas de seguridad y los recientes ejemplos de seguidores del mandatario que respondieron -muchos armados- a su llamado a “imponer ley y orden” frente a las protestas y provocaron muertes y heridos, están alimentando el temor a una jornada electoral marcada por la tensión y el miedo.

De los 50 estados, solo seis -y la capital- prohíben explícitamente llevar armas a un centro de votación, mientras que otros cuatro no permiten que las armas estén escondidas, deben estar a la vista. El resto no pone restricciones a la tenencia, excepto que sean escuelas.

“Una de las mayores preocupaciones de la observación electoral es que lleve, intencionalmente o no, a intimidar a votantes”, advirtió Sean Morales-Doyle, el vicedirector de los Programas electorales y derechos de los votantes del Centro por la Justicia Brennan.

“Un ‘ejército’ no suena a personas que están ahí solo para observar. Un ‘ejército’ suena a que la gente está ahí para combatir en una guerra contra un enemigo”, agregó en dialogo con el canal de noticias ABC.

Según David Levine, experto de la Alianza para Asegurar la Democracia, una iniciativa bipartidista, el voto por correo, que puso en duda Trump y que disparó esta urgencia por decenas de miles de observadores, “es un proceso seguro”.

Fuente: Telam

Compartir